¿Qué es el Compliance o Cumplimiento normativo?

Seguramente has escuchado el término cumplimiento normativo o su sinónimo en inglés compliance, sin saber realmente a qué se refiere.  El concepto generalizado es que se trata de  un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las organizaciones para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan y establecer mecanismos internos de prevención, gestión, control y reacción frente a los mismos. 

En otras palabras, es la función específica que permite a las empresas detectar y gestionar los riesgos de incumplimiento de las obligaciones regulatorias, mitigar los riesgos de sanciones y las pérdidas que deriven de tales incumplimientos. Y por riesgo de incumplimiento entendemos los riesgos de sanciones legales, normativas, pérdida financiera material o de reputación. 

Ahora bien, el compliance abarca temas muy amplios que incluyen la protección de datos, el KYC (know your customer), la ley del mercado de valores, la prevención de blanqueo de capitales (PBC), códigos y reglamentos de conducta internos, responsabilidad social corporativa y reputación.  

Además las leyes, reglas y estándares de cumplimiento provienen de varias fuentes: legislación, reglas y normas emitidas por entes normativos, convenciones de mercado, códigos de prácticas promovidos por asociaciones de la industria y códigos internos de conducta. 

Cada empresa y organización es diferente, por ello el cumplimiento requiere una aplicación individualizada, este deberá estar ajustado a sus necesidades concretas, su tamaño, tipo de negocio y estructura de la entidad. 

¿Por qué es importante ejecutar un plan de compliance?

Cada vez cobra mayor importancia el compliance dentro de las empresas, sin importar el tamaño o rubro de éstas. El crecimiento del volumen, variabilidad y complejidad de las obligaciones de cumplimiento, han contribuido a que  el cumplimiento normativo sea un tema fundamental. Todas las empresas que quieran evitar sanciones, prevenir riesgos y cumplir con las normativas, deben disponer tanto de estructuras para facilitar su cumplimiento, como de personal cualificado para operar en estas estructuraLos riesgos a prevenir son aquellos que conllevan consecuencias como el daño reputacional, la imposición de importantes multas y sanciones, las pérdidas de negocio por contratos no ejecutables o la exclusión de licitaciones o subvenciones públicas, entre otras.  En nuestro próximo blog ahondaremos más sobre la importancia del Cumplimiento Normativo.