¿Por qué deberías implementar un modelo de Compliance en tu empresa?

El compliance ha dejado de ser opcional para muchas empresas y/u organizaciones y ha pasado a ser un requisito a integrar dentro de su estrategia y estructuras internas, con el fin de dar cumplimiento a los preceptos legales o bien, poder protegerse ante situaciones de riesgo que pondrían en serios problemas la estabilidad y continuidad de la actividad de la organización. 

Aunque el compliance es un tópico relativamente nuevo en nuestro país, es en la  actualidad uno de las cuestiones más novedosas e incipientes a incorporar en las estrategias de gestión y visión de cualquier organización.  

Tras recientes escándalos en temas de corrupción y transparencia de en distintos países del mundo,  además del incremento de la sensibilidad social respecto de la ética de los negocios, un mayor número de organizaciones públicas y privadas han internalizado estándares éticos y legales como protocolos de buen gobierno de obligado cumplimiento. 

Si aún te preguntas sobre la importancia de un modelo de cumplimiento, esta  viene dada no sólo por las consecuencias negativas que supone no tenerlo implementado en la empresa, sino también por las posibles ventajas que puede reportar SÍ tenerlo. 

Ventajas del Compliance

  • Conocimiento de los riesgos. 
  • Exención de la responsabilidad penal. 
  • Confianza para el mercado. 
  • Apariencia de control sobre la empresa y su efecto disuasorio ante posibles delitos. 
  • Ahorro de costes. 
  • Favorece la inversión de accionistas al afianzar la seguridad de la operación, ya que disponer de un modelo de prevención reduce el riesgo de que la empresa sea imputada penalmente. 
  • Refleja el compromiso ético de la empresa, fomentando la credibilidad ante posibles clientes e inversores. 
  • Mejora el control que los administradores tienen sobre la organización de la empresa. 
  • Facilita el acceso a la financiación al reducir el riesgo de la empresa. 
  • Elimina la competencia desleal ya que detecta y castiga a quién se beneficia del no cumplimiento de las normas. 

El principal objetivo de implementar un modelo de compliancees conseguir que la empresa asuma un papel activo en la prevención de delitos y concienciar a los directivos, representantes legales y empleados de la empresa, para que se conciencien y conozcan los modos en los que pueden ser cometidos los delitos.