¿Cómo gestionar los riesgos normativos de una empresa?

El cumplimiento cada vez cobra más importancia en las empresas grandes y pequeñas. La necesidad de cumplir y de mantener una imagen de ética y de responsabilidad ante los clientes, competidores e inversores, se ha convertido no solamente en un capricho sino en una necesidad. Teniendo esto en cuenta, las grandes consecuencias por incumplimiento son tan desastrosas para las empresas, que cumplir normas y leyes, internas o externas, se convierte en algo vital.

El cumplimiento, en resume es una necesidad de primer orden para una empresa en crecimiento. Sin embargo, mas allá de los costos agregados del mismo y sus beneficios, es importante tener muy en claro cómo se va a poder gestionar los riesgos normativos de una empresa. Para ello se debe de generar un equipo orientado al mismo, generalmente conocido como departamento o equipo de calidad con posiciones muy claras y un director o compliance officer.

Antes de generar cualquier toma de decisión es de suma importancia que a la hora de crear un programa de cumplimiento que detecte y minimice riesgo, la objetividad sea uno de los valores más importantes para el departamento de calidad, seguido de la ética laboral. Un sistema de valores debe reinar en el equipo de cumplimiento, pues la concepción de ética y compliance, es la opción más eficaz para garantizar el desarrollo de una empresa transparente y eficiente.

En segundo lugar, para gestionar los riesgos se debe de identificar cuáles son las obligaciones a cumplir por la empresa. Estas mismas deberán de ser traducidas a políticas, procedimientos y procesos a seguir y cumplir por parte de la empresa. 

En tercer lugar, se deberá desarrollar e implementar procesos parar gestionar la información que puedan estar en relación con los riesgos de incumplimiento, esta información es variada y puede estar en torno a reclamaciones y/o comentarios recibidos, forma de entrega de las normas, calendarios, actualización de normas, que tipo de consecuencias hay en caso de no cumplir, etc,

En cuarto lugar, se debe de establecer indicadores de desempeño del cumplimiento normativo y supervisar y medir los mismos. Mediante estadísticas y reportes, la empresa podrá medir su nivel de éxito en el área de compliance y de esa manera podrá establecer indicadores de riesgo.  Además, mediante el análisis de desempeño del compliance, se podrá identificar la oportunidad de acciones correctoras.

En quinto lugar, se debe de identificar los riesgos de incumplimiento y gestionar todos aquellos relacionados con terceras partes, es decir, con proveedores, contratistas, distribuidores, etc.

En sexto lugar, se recomienda hacer auditorías internas para revisar la gestión del compliance, para saber cómo va su implementación y su desarrollo.

En conclusión, la gestión de riesgo conlleva a un trabajo de equipo, esquematizado y regularizado. Exige la creación de normas internas, procedimientos y procesos para cumplir con las obligaciones. Asi como el establecimiento de valores y principios que determinen al equipo de trabajo.

Es importante comprender que una empresa eficiente, es una empresa que cumple y se responsabiliza de su existencia y compromisos. El cumplimiento es eficaz, necesario e importante. Una empresa que vele eficazmente por su cumplimiento mantendrá siempre un riesgo nulo.