Buenas Practicas de un Compliance Officer

El Compliance Officer podría decirse que es una de las figuras mas importantes dentro de una empresa, principalmente porque él o ella estará a cargo de velar por el cumplimiento de los compromisos normativos, tanto a nivel interno como externo. Su figura es un elemento crucial para prevenir los riesgos y perjuicios que puedan impactar el desarrollo de la empresa.

El objetivo del Compliance Officer es garantizar el cumplimiento dentro de la empresa y el desarrollo de buenas practicas por parte del personal. Por ende, es la figura clave que garantiza el comportamiento ético de la organización, para los clientes, para sus inversores, para el gobierno o instituciones estatales y para sus empleados.

 

Él será quien prevenga los daños materiales o inmateriales (fraude, blanqueo de capitales, corrupción, mala reputación, etc). En pocas palabras, el Compliance Officer representa la confiabilidad de la empresa puesta en un funcionario, y es por ello que siempre que las organizaciones tienen un Compliance Officer, su imagen mejora ya que responde ante sus inversores y potenciales clientes, como una entidad que tiene un alto compromiso ético y corporativo con el seguimiento de buenas prácticas.

¿Qué Buenas Practicas debe de seguir?

Primeramente, la buena práctica más importante que todo Compliance Officer debe seguir es una actualización constante y periódica de las normativas que puedan afectar a la empresa, a nivel nacional como internacional. Es por ello que este funcionario debe mantenerse constantemente informado para no cometer errores de incumplimiento, que puede significar multas o sanciones para su empresa.

En segundo lugar, el Compliance Officer al ser el profesional clave de la transparencia y comportamiento ético de la empresa, debe de regularmente interrelacionarse con su equipo de trabajo y directivos y brindarle talleres, capacitaciones o asesorías periódicas a los directivos, que garanticen una interiorización de las normas y la ética empresarial.

Otra buena practica fundamental que marca un real impacto, es la capacidad de liderazgo del Compliance Officer dentro de su departamento de calidad y en la empresa. Al ser una figura clave, esta bajo su deber poder motivar continuamente a otros funcionarios a su cargo y crear una concientización de la ética empresarial.

En cuarto lugar, esta una continua formación en temas a fines a su área. El Compliance Officer es un profesional integral que no solamente tiene una mirada en el área legal, también debe de tener conocimientos en auditoria, gestión de riesgos, contabilidad, prevención de fraudes, etc. Es por ello que una continua vocación al estudio y el desarrollo educacional es fundamental.

El Compliance Officer además, debe de estar al tanto del avance tecnológico, ya que ante los cambios sin precedentes que afectan de una forma transversal a todos los negocios y empresas, debe de saber cuándo aprovechar tecnologías que le permitan maximizar su cumplimiento y disminuir riesgos.

 

En conclusión, el Compliance Officer es el funcionario crucial para garantizar el desarrollo y avance de empresas mediante el establecimiento de un comportamiento ético que genera confianza y respeto ante el mercado, y al mismo tiempo reduce el prestigio y seguridad financiera de la empresa y reduce riesgos. Es por ello que un excelente Compliance Officer es un profesional integral con altos estándares morales, que empodera e impulsa la mejora constante de las empresas.